• Home

Domingo XXI del T.O. (B) (23 agosto 2015)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

cruzsalvacion

(Jn 6: 60-69)

“Al oír esto, muchos de sus discípulos dijeron: -Es dura esta enseñanza, ¿quién puede escucharla? Jesús, conociendo en su interior que sus discípulos estaban murmurando de esto, les dijo: -¿Esto os escandaliza? Pues, ¿si vierais al Hijo del Hombre subir adonde estaba antes? El espíritu es el que da vida, la carne no sirve de nada: las palabras que os he hablado son espíritu y son vida. Sin embargo, hay algunos de vosotros que no creen. En efecto, Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que le iba a entregar. Y añadía: -Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí si no se lo ha concedido el Padre. Desde ese momento muchos discípulos se echaron atrás y ya no andaban con él. Entonces Jesús les dijo a los doce: -¿También vosotros queréis marcharos? Le respondió Simón Pedro: -Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios”.

Según nos dice este evangelio, muchos de los que seguían a Cristo le abandonaron al oír estas palabras. Para muchos cristianos tener fe, es aceptar de Dios lo que puede entender o considerar como aceptable.

La fe no se fundamenta en el hecho de que nosotros podamos entender lo que Él nos propone para creer, sino en la confianza que tenemos en Él, que por ser Dios, no puede engañarse ni engañarnos (Vaticano I).

Cuando el hombre limita los contenidos de su fe a lo que él puede entender, entonces su “fe” se hace raquítica; es más, ya no es una virtud sobrenatural. Y como consecuencia de ello, el hombre rechazará todo aquello que le parezca exagerado. Por ejemplo: Que Dios se haya hecho hombre; que Jesucristo haya muerto por amor a nosotros; que se haya quedado realmente con nosotros en el Sacramento de la Eucaristía, que persone nuestros pecados; que nos haya regalado a su Madre; que María pueda ser virgen y madre al mismo tiempo; que nos dé una segunda oportunidad para enmendar nuestro camino; que resucitara después de haber muerto; que haya una vida eterna cuando la vida presente se acabe.

Continue Reading

PrintEmail

Cuentos con moraleja: "El pintor y el modelo"

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

besodejudas

Hace ya muchos, pero que muchos años, hubo en Florencia un obispo que tenía gran afición por la pintura. Entre muchas de sus actividades planificó contratar a un buen pintor para que decorara la Capilla de la Comunión de la Catedral con frescos sobre la vida de Jesús. A los pocos años encontró a un joven pintor recién llegado de Lisboa, que atraído por la pintura italiana del renacimiento había venido a Florencia para aprender esas técnicas. Uno de los canónigos del cabildo catedralicio, que era también portugués, avisó al señor obispo del hecho y le dijo que este nuevo pintor venía precedido de muy buena fama que se había ganado trabajando para varios señores en Oporto. Nuestro joven pintor fue llamado por el señor obispo, quien le propuso el nuevo trabajo.

-          Mire usted –dijo el obispo-, necesito que estas paredes de la Capilla de la Comunión sean cubiertas con frescos de la vida de Jesús: el Nacimiento, la Pérdida de Jesús en el Templo…, y en aquella otra extremo pinte a los Doce Apóstoles con el Señor…, y más allá la Crucifixión y Enterramiento de Nuestro Señor.

Nuestro pintor, Francisco Gonçalves de nombre, movido más por el hambre que por el deseo de trabajar, hizo los primeros bocetos que rápidamente fueron aprobados por el señor obispo. Así pues, después de la Semana Santa del 1462 se dispuso a comenzar su obra. Varios años le llevó pintar el Nacimiento de Jesús, el episodio de la Pesca Milagrosa, la Crucifixión…

Poco a poco las paredes de la Capilla se fueron decorando con maravillosas y conmovedoras pinturas. Francisco tenía la costumbre de pintar los cuerpos y dejar para el final la cara, pues tenía la idea que un rostro humano debía ser tomado de la realidad para que la imagen plasmada fuera capaz de manifestar auténticos sentimientos y conmover así a las personas. De ese modo había encontrado el rostro del Niño Jesús para el Nacimiento, la Virgen María, algunos de los Apóstoles. Algo más difícil le fue encontrar un rostro adecuado para reflejar la imagen de Cristo. Después de más de cinco años decorando las paredes, sólo le faltaba pintar a Jesús Perdido en el Templo y terminar con la escena del Beso de la Traición de Judas en el Huerto de Getsemaní.

Continue Reading

PrintEmail

Película: El Séquito

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 2.75 (2 Votes)

Título original: Entourage (El séquito)

Valoración moral: Rechazable. Moralmente ofensiva.

Contenidos: Lenguaje soez y blasfemo. Sensualidad con  escenas sexuales y desnudos.  Todo:  el fondo y la forma de la película, resulta inmoral.

 Dirección: Doug Ellin. País:USAAño: 2015. Género:ComediaInterpretación: Adrian Grenier, Jeremy Piven, Jerry Ferrara, Joel Osment, 

Guión: Doug Ellin y Rob Weiss. Producción: Mark Wahlberg, Stephen Levinson y Rob Weiss. 

Reseña: La estrella del mundo del espectáculo Vince Chase (Adrian Grenier), decide llevarse a sus amigos de toda la vida a la meca del cine.  Sus tres amigos: Eric, Dram y Turtle  acompañarán  a Vince en su carrera cinematográfica, guiada por el agente Ari Gold (Jeremy Piven.  Se supone que la vida hollywoodense está llena de rarezas, excentricidades, venganzas y sexualidad.  

 Estamos ante una comedia que se puede definir de gamberra, ligera y ágil, tributo a los seguidores de la serie televisiva. Es, pues,  un film vacuo, con personajes poco desarrollados y una historia sencilla, pero con fluidez de diálogos y un ritmo que prácticamente no decae durante su metraje. Descontrol, sexo y crítica al mundillo de Hollywood son las bazas de la serie, y aquí vuelven a estar presentes. (Almudí. BDT)

PrintEmail